La espera terminó para la CFL y ya sabemos quiénes serán los equipos que se verán las caras para pelear por la Grey Cup; uno es una cara conocida, pero el otro ha conseguido quitar la sequía.

Todo empezó con Hamilton Tiger Cats visitando a Toronto Argonauts, quienes tuvieron una primera mitad llena de caos, más allá de no haber generado puntos, entregaron en dos ocasiones el balón para darle la ventaja a los locales.

La segunda mitad fue un panorama totalmente diferente. Un regreso hasta la anotación para abrir el tercer cuarto les dio la confianza y el momentum logrando darle la vuelta al marcador 27-19 y finalmente conseguir el pase a la final, después de 22 años de sequía.

Por el otro lado, en la casa de los Blue Bombers, se desarrolló un partido muy emocionante cuando recibieron a los Saskatchewan Roughriders, se esperaba que fuera un duelo muy cerrado y así sucedió.

Quizá fue debido a la nieve que estaba cayendo, ya que el balón no le perteneció a nadie en la primera mitad. Roughriders logró ser el primero en romper el cero e irse al medio tiempo con la ventaja de 3 puntos, pero en la segunda mitad los locales encontraron las ventanas para darle la vuelta al juego 21-17 y así intentar defender el campeonato el próximo fin de semana.

Pareciera que este es el año donde el equipo con la sede del campeonato juega la final, primero la NFL en Tampa Bay y ahora la CFL en Hamilton, pero ¿los Tiger Cats conseguirán la victoria o será que Winnipeg Blue Bombers logrará el bicampeonato?

Por Fernanda Mayen

Por admin

Deja un comentario