Majo Capri

Pensando en las reflexiones que nos traen los cierres; en las analogías que nuestro interior encara, de manera emocional, frente a los finales de año… pensaba en mi, en enero, con una mochila de proyectos, y tan poco valor para buscarlos…


Era de las que decían, «qué ganas hay que tener de salir a las 8 a correr». Era de las que buscaban una pasión para encender el motor interno, era de esas personas que se sometían a rutinas que odiaba.

Quería dormir porque estaba aburrida, cansada, sin encontrarme. Despojada de conciencia.
Preparando el festejo de mis mal recibidos 40, me enganchó la pausa mundial y me vi, repentinamente, llena de oportunidades.
Me preparé el cafe pausado, me senté a desayunar, y las prisas que, a diario me afligían, ya no estaban.


Por primera vez, tuve ganas de recordar a mis abuelas en la cocina, y revivir sus manos en las mías. Tuve ganas de volver al nido y amasar las masas de mis padres, tuve ganas de reinventar amor, cocinado y hecho alimento.


Y la energía fluyó en mi, y tuve ganas de salir a disfrutar del sol de la mañana, y descubrí el aroma del amanecer mezclado con la música natural de las especies, y la riqueza del silencio de este mundo ensordecido.


Y el primer paso me llevó al jardín, y a la vereda, y a la montaña. Y empecé a ser de las que aman madrugar, para disfrutar la corrida. Y el sol me fue mandando a amanecer cada vez mas temprano, porque el abrazo deshidrata… y me descubrí silenciosa, mentalmente; el ruido de aquellas rutinas ya no estaba.

Y de pronto las metas que me había querido poner siempre, los objetivos, asomaban tan claros como escalones en medio de la nada, tan luminosos y llamativos para guiarme y gritarme «un poco más «…. y un poco más se transformó en mi mantra, las ganas me quemaban el corazón, la voluntad se había encendido, y ese motor se recarga con las llegadas.
¿Me preguntas qué es el trail? y eso no tiene respuesta. El trail no es, sos vos transitándolo. Sos vos arrancando, sos vos empujando. Las metas son cada vez mas altas, mas largas, mas duras, porque tu mente escucha a tu corazón decir, Se puede… siempre se puede UN POCO MÁS….

Si tu corazón lo quiere, tu mente lo evalúa posible. La mía, en particular, hace proyecciones y cálculos, y trama esquemas de alcance. En tramos se ejecutan los senderos, como todo en la vida… creamos nuestros mundos, sólo cuando tomamamos conciencia… hasta entonces, somos esclavos del imaginario de otros, y por eso nos sentimos enjaulados.
Como diría una amiga, con mucho corazón y sobrada inteligencia… La vida, «es vida en movimiento», sólo cuando tomas el control. Y para mi la clave, es que siempre puedo DAR, UN POCO MÁS!!
Dar GRACIAS, es entregarle al mundo el don de paz, dar con amor tu energía para contagiar bondades y buenos deseos. Y en la vuelta que el universo nos regresa, dar gracias es abrazar con el alma, las bendiciones recibidas.


Mi deseo para el nuevo año q comienza, es que todos encuentren el corazón de sus pausas, y se llenen de motivos para encender su fuego interior, porque encontrándose es cuando los seres humanos, nos volvemos vulnerables al amor, y guerreros de las adversidades.

Sólo en el amor propio, reside la capacidad de amar a otro en libertad, y ser agradecido, que para mi, es el trayecto de la felicidad.
Feliz Navidad! Que Jesús siga ardiendo en nuestros corazones ♥!

Por admin

Deja un comentario