“No tengo tanta confianza en mí misma como antes. Siento que no me divierto tanto como antes. Tengo que hacer lo correcto para mí”, dijo Simone Biles, gimnasta que representa a Estados Unidos después de abandonar la competencia por equipo en plenas olimpiadas.

Ahorita dejémonos llevar por la inercia de las olimpiadas, y hagamos a un lado la espectacularidad de las capacidades físicas de los deportistas que se dan cita en el mejor escenario deportivo que hay, que gran lección nos da esta mujer de 24 años en un tema que muchas veces damos por sentado, pero no sabemos el proceso que tienen para llevar para enfrentar sus competiciones: la salud mental.

Tan importante como la salud física, la salud mental es primordial para alcanzar los objetivos, en lo personal, no soy mucho de motivarme con todos las frases que aparecen en las redes sociales, muchas veces se me hacen huecas y sin sentido, lo difícil, tener la fortaleza y la convicción de hacerlo, no es algo que todos logran.

Tristemente, grandes atletas como Michael Phelps cayyeron en depresión antes y después de Rio de Janeiro, Nadia Comaneci, no mostraba emoción después de ser la primera 10 en la historia, muchas veces pensé que era porque no sabía la magnitud de lo que había hecho, lo que representaba. Kelly Catlin ganadora de plata en ciclismo en Río de Janeiro se quitó la vida por no poder manejar la ansiedad, Choi Suk Hyeon, triatleta sudcoreana se suicidó por palizas, abusos psicológicos y acoso de su entrenador.

Por eso es importante el actuar de los entrenadores y del medio que rodea al atleta, desde el seno familiar, hasta sus entrenamientos. Muchas veces como instructores debemos darnos cuenta de la influencia que nuestro actuar tiene en ellos, prepararnos para poder transmitirle a ellos la alegría de practicar el deporte.

No faltará quien piense que fue un acto egoísta el salirse de la competencia, porque “privó a su equipo de la medalla de oro”, “le quitó la alegría a toda la gente que esperaba mas de ella”. Pero yo creo que hay que pensar mas en ti, estar bien tú, para poder darte a los demás, la alegría de otras personas es de cada quien, tu eres responsable de TU felicidad, no de la de los demás.

Roberto Díaz Santamaría
Un comentario en «TU eres responsable de TU felicidad»

Deja un comentario