Contrario a lo publicado la semana pasada, en esta ocasión, la decisión tomada por la Liga de Fútbol Americano Profesional de suspender la temporada 2021 se debió a motivos muy similares a los presentados el año pasado. La salvedad es que en este año, habrá actividad física de los equipos para la preparación de la temporada 2022.

¡Tan cerca y, a la vez, tan lejos se ha visto el Tazón México V!

Más allá de los deseos de la mayoría (quienes estamos ávidos de fútbol americano de la LFA), está la prioridad que no debe perderse de vista, la salud de la comunidad y, más allá de ella, de la gente en general.

Si bien, a diferencia de 2020, ya hay vacunas contra COVID-19, al grueso de la población no se le ha aplicado ni siquiera una.

Ese “pequeño” detalle no puede “echarse en saco roto”.

Durante 2020 y lo que va de 2021 hemos sido hasta reiterativos con respecto al cuidado que debemos tener de forma individual y que, a la larga, se verá reflejado en el bienestar de los demás. Con solo el cuidado personal, es posible esperar que la salud en general puede ser preservada.

La vacación de primavera resultó una incógnita al desconocer las repercusiones que surgirán en unos días. Así ha sido el comportamiento de la pandemia y esta (llamada tercera) ola de contagios es algo que desconocemos la magnitud con la que se presente.

Por ello, el fútbol americano de la LFA no puede permitir ese “beneficio de la duda” pues lo que está en juego no es solamente un marcador, una posición en cada una de las divisiones o el “boleto” para ser uno de los contendientes por el Tazón México; estamos hablando de asuntos mucho más importantes y que, de no atender en tiempo y forma, todo lo demás es incierto.

¡Cómo hubiéramos querido contar con la certeza de que la temporada 2021 se realizara sin contratiempos!

Es muy común leer y escuchar por todos lados:

¡Ya extraño el fútbol americano!

¿Cuándo volveremos a tener el deporte que nos apasiona?

Con tanto que dicen ¡a ver si no ocasionan algo peor!

En estas circunstancias, no solamente es necesaria la voluntad. Lo que apremia y quedó manifiesto como prioridad es la responsabilidad.

Por: Cinthya García Guerrero

Por admin

Deja un comentario