“En el béisbol, como en la vida, se gana y se pierde, pero siempre se lucha hasta el último out”

La Academia de Béisbol del Carmen Nuevo León, la llamada universidad del béisbol mexicano, hoy en día nombrada Centro de Alto Rendimiento, es el lugar donde se desarrollan las futuras estrellas del beisbol mexicano, se desarrolla a los futuros umpires de la liga y donde se fraguan los sueños de tantos y tantos individuos que pisan ese lugar, con un paisaje inmejorable al pie del cerro del fraile.

Los dormitorios de los umpires, lejos de los dormitorios de los jugadores, es una casa que en mi época era llamada “casa blanca”, porque literalmente era una casa pintada de blanco acondicionada para que ahí duerman los 12 umpires que utilizaba la liga clase AA.

Todas las mañanas que salíamos de la casa la primera vista que teníamos era un mural, tristemente ya no existe (mala decisión de quien decidió quitarlo), que tenía varias imágenes de jugadas beisboleras, pero lo más importante era una frase que resultaba muy motivadora y que para muchos nos quedó tatuada en la memoria “En el béisbol, como en la vida, se gana y se pierde, pero siempre se lucha hasta el último out”.

Si nos ponemos en contexto, ahí en el centro de alto rendimiento estabas desayunando, comiendo y cenando beisbol, dormías hablando de beisbol, soñabas beisbol, todo era beisbol, salías los lunes a Monterrey a distraerte y a hablar con tus seres queridos, muchas veces uno pensaba en rendirse he irse, es un ritmo que a la larga te va formando también carácter de la vida que estas escogiendo, lejos de tus seres queridos, por eso la importancia de esa frase de despertar todos los días y verla y pensar “¡no me rindo, no me rajo!”.

El tiempo que estás ahí entrenado, añoras el hogar, pero estas en el hogar y añoras estar ahí, llegas a Liga Mexicana y créanme, pasa lo mismo, pero es normal, el ser humano siempre añora lo que no tenemos, tenemos que aprender a disfrutar donde estamos, porque por añorar las cosas que no tenemos dejamos de disfrutar lo que sí tenemos, hagamos un trato, si descubres como hacerlo, ¿me dices como le hiciste?

Por admin

Deja un comentario