El pasado viernes se dio a conocer que Brianda Tamara Cruz había ganado plaza para Tokyo 2020 en la división de los 69 kilogramos, y en un hecho histórico, el boxeo femenil mexicano hará su debut olímpico con dos representantes, ya que el pasado 12 de mayo fue dado a conocer el nombre de Esmeralda Falcón en los 60 kg por parte de Task Force (Grupo de Trabajo del Comité Olímpico Internacional).

Cruz Sandoval, motivada por haber conseguido su meta, expresó que, aunque las condiciones de preparación no han sido las mejores, no descarta un excelente resultado en sus primeros Juegos Olímpicos.

“No hemos tenido fogueo porque la pandemia lo ha impedido, sin embargo, entrenamos tres veces al día fuerza y velocidad. Ya tenemos la plaza y no nos queda otra que mantenernos enfocados y disciplinados; al momento de pelear daremos todo por México”, comentó.

La seleccionada y oriunda de Sinaloa, practica el boxeo desde los 11 años de edad y se considera una competidora capaz de enfrentarse a cualquier rival.

“Me gusta mucho el juego de piernas y aprovechar los errores de mis rivales, aunque las adversarias posean más fogueo y experiencia, yo tengo garra y hambre de salir adelante. Nada es imposible”.

A Brianda le gustaría permanecer en el boxeo amateur hasta los Juegos de París 2024, o sea, cumplir un nuevo cicló olímpico.

“Desde que inicié en el boxeo mi sueño fue representar a México, es una sensación increíble, amo mi deporte y la verdad que si me veo un poco más de tiempo aquí, quiero culminar otro ciclo olímpico”, concluyó.

Por admin

Deja un comentario